PARTE VII: CONCLUSIONES


Para finalizar, me gustaría dejar clara mi intención con este artículo. Desde que participo en el foro, he visto muchos sistemas de especulación distintos. Unos hablan de Elliott (que me produce urticaria), otros de sistemas automáticos (de los cuales no me fío un pelo), otros de parámetros mágicos y otros de cosas realmente interesantes. Sin embargo, pocas veces, por no decir casi ninguna, he visto un sistema basado en los fundamentales y, por lo general, siempre se habla del corto plazo. Con este artículo he pretendido romper con esa dinámica.

El mismo título ya lo anticipa: ¿Es posible especular de otra forma?. Y se puede especular con ciertas garantías de éxito alargando el plazo temporal, jugando con la psicología del mercado y comprando valor. Ya hemos visto las ventajas que tiene el largo plazo sobre el corto plazo. Dichas ventajas no residen en la garantía de un mayor número de aciertos (pues esto nunca podemos saberlo) sino que son ventajas reales, “de carne y hueso”, como son unos menores costes de transacción y una menor carga impositiva. Os aseguro que este ahorro significará añadir varios puntos porcentuales a nuestros resultados que, a largo plazo y gracias al interés compuesto, puede llegar a ser algo espectacular.

Por otro lado, al comprar valor estás comprando algo real, algo con soporte físico, algo que existe; frente a una operativa netamente chartista en la que operas basándote en señales inexistentes. Ahora, tu “apuesta” ya no gira en torno a un cruce de medias móviles, por ejemplo, que, en realidad, sólo existe en tu pantalla (es decir, que no es nada). Piénsalo de otra forma, cuando vendes lo haces porque las medias se han girado a la baja. Es decir, tus decisiones de compra y venta las realizas en base a humo, en base a algo que no existe, que no es real. Además, esas medias móviles están sometidas a los caprichos del mercado, a la volatilidad aleatoria del corto plazo. Todos hemos sufrido las señales falsas de cualquier indicador técnico.

Al comprar valor está comprando números, magnitudes financieras, una participación en una empresa que aporta puestos de trabajo, estás comprando una rentabilidad por dividendo, estás comprando el cash de la compañía, etc. Ya no compras un cruce de medias. Ahora compras una empresa. Ahí no hay caprichos, no hay volatilidad, no hay aleatoriedad. Sabes lo que estás comprando. Estás comprando una buena empresa con problemas pero con capacidad para superarlos. No es humo, es algo real, algo con valor.

Desde luego, no voy a descubrir el grifo. La inversión en valor nació con Benjamín Graham allá por los años 30. Es más, el otro pilar de este sistema nació como tal en 1977, cuando David Dreman definió lo que era la inversión contraria. Lo curioso es que son unas formas de operar que han funcionado bien durante décadas y, sin embargo, parecen totalmente olvidadas. No lo entiendo.

Bueno, sí lo entiendo. No son formas de operar muy rentables para la industria del dinero. No crean comisiones. Pero, digo yo, si mi broker quiere hacerse rico, que lo haga a costa de su abuela. ¡Basta ya de venderos la moto!

Pues aquí tenéis una breve introducción de un buen sistema para rentabilizar vuestras carteras. A mí me ha funcionado mucho mejor que mi operativa de corto plazo, hasta tal punto que ya la he abandonado. Formar parte del selecto 5% de traders se vende muy caro y, sinceramente, no tengo dinero suficiente para comprar una plaza en ese club. Hay casos excepcionales, como el de nuestro compañero ctts, en los que se gana dinero en el corto plazo. Pero que nadie se engañe, esos son muy pocos casos.

Tampoco nadie debe pensar que en el largo plazo se va a ganar seguro. El largo plazo no presenta tantos inconvenientes y, por tanto, tienes más probabilidades de ganar. Dichas probabilidades se incrementan comprando valor y jugando con la psicología de la masa. Ahora bien, lo único seguro que hay en la vida es que tarde o temprano se acaba.

Un saludo y mucha suerte
Quinito



BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

Dorsey, Pat. The five rules for succesful stock investing. Morningstar´s Guide to Building Wealth and Winning in the Market. Ed. John Wiley & Sons.

Gary Gray, Patrick J. Cusatis y J. Randall Woolridge. Streetsmart guide to valuing a stock. Ed. McGraw-Hill.

Tengler, Nancy. New era value investing. Ed. John Wiley & Sons.

Brandes, Charles H. Value Investing Today. Ed. McGraw-Hill.

Thomsett, Michael C. Mastering Fundamental Analysis. Ed. Dearborn Financial Publishing.

Ritchie, John C. Fundamental Analysis: A Back-to-the-Basics Investment Guide to Selecting Quality Stocks. Ed. McGraw-Hill.

Gallander, Benji. The Contrarian Investor's Thirteen : How to Earn Superior Returns in the Stockmarket. Ed. Insomniac Press.

Dreman, David. Contrarian Investment Strategies in the Next Generation. Ed. Simon & Schuster.

Davis, Ned. The Triumph of Contrarian Investing: Crowds, Manias, and Beating the Market by Going Against the Grain. Ed. McGraw-Hill.

Anthony Gallea y William Patalon. Contrarian Investing: Buy and Sell When Others Won't and Make Money Doing It. Ed. Prentice Hall Press.

O'Shaughnessy, James. What Works on Wall Street: A Guide to the Best-Performing Investment Strategies of All Time. Ed. McGraw-Hill.

Fisher, Philip A. Common Stocks and Uncommon Profits and Other Writings. Ed. John Wiley & Sons.

Podeís encontrar también mucha información en la web personal de uno de los más grandes de la inversión en valor, Aswath Damodaran. La mayor parte de los gráficos de este artículo los saqué de su libro Investments Fables.

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
¿Es Posible Especular de Otra Forma I?
¿Es Posible Especular de Otra Forma II?
¿Es Posible Especular de Otra Forma III?
¿Es Posible Especular de Otra Forma IV?
¿Es Posible Especular de Otra Forma V?
¿Es Posible Especular de Otra Forma VI?


Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!