CAP 3. UN GRAN DÍA

Como todos los días, Jack se levantó para ir a la oficina. Pero el trabajo de Jack no era el de un vulgar y sencillo oficinista: Jack trabaja como trader para mesa de trading propietario. Y realmente lo hacía bien. Jack llevaba ya más de 6 años en el sector y cada año ganaba un poco más. Realmente el sueño de Jack desde muy pequeño era el de ser trader. Y lo había logrado aunque los inicios fueron difíciles, ya que perdió bastante dinero, incluso el de algunos amigos.

Sin embargo, últimamente Jack no llevaba una buena racha. Aunque no perdía demasiado en el año, su operativa se había visto afectada por el aumento de volatilidad derivado de la reciente crisis financiera, por lo que tenía que adaptarse al mercado. Éstas eran las cosas en las que pensaba Jack mientras corría por el parque que había cerca de su urbanización. Tras darse una ducha y desayunar su habitual sandwich de jamón y queso y un zumo de naranja, Jack se dirigió tranquilamente a su oficina en su potente deportivo. Tampoco tenía demasiada prisa por llegar: era Viernes y no se publicaban datos a primera hora por lo que no esperaba mucho movimiento; incluso es posible que no operara hoy. Jack se dedicaba a la operativa con spreads, muy habitual en las casas de trading propietario por lo que cuando más dinero solía ganar era cuando se publicaba un dato y el mercado se desviaba temporalmente de sus niveles normales.

Jack aparcó su deportivo en el garaje y cogió el ascensor hasta la última planta del edificio. Nada le hacía sospechar que hoy sería un día muy distinto a los demás...

Siguiendo su rutina habitual se sentó y encendió los ordenadores de su puesto. Contaba con ocho monitores, gráficos proporcionados CQG y utilizaba la plataforma X_Trader Pro para operar. Sin duda, el Autospreader con el que contaba esta plataforma era único para hacer trading de spreads, ningún producto del mercado se le acercaba ni de lejos. De hecho algunos puestos de la sala habían tenido PATS instalado pero tuvieron que cambiarlos por el sistema de Trading Technologies. La rapidez requerida sobre todo cuando se publicaban datos hacía de PATS una especie de tortuga con reuma al lado de X_Trader.

Sin embargo, no eran ni las 8.30 h. en Chicago cuando de repente algo sucedió. Algo increible. Algo impresionante. Pero lo mejor es que lo vean con sus propios ojos:

 

El spread en el que operaba Jack se desvió más de 100 puntos mientras que en el resto de mercados (bonos, divisas, índices) no ocurría nada!!! Rápidamente Jack alertó a todos los compañeros de la sala:

- Comprad a mercado usando todos los límites!!! -

Muchos de los compañeros de Jack llevaban poco tiempo en la oficina y se vieron sorprendidos por el movimiento, casi no podían reaccionar pero finalmente compraron el spread. Algunos incluso desconfiaban de que el spread después de semejante movimiento, fuera a volver a su punto de partida. Normalmente el spread rara vez se movía como mucho 10-15 puntos pero poco más. Pero Jack estaba tranquilo: ya había vivido esta situación antes y sabía que era dinero regalado. Sin duda iba a ser un gran día.

Pasaron los segundos, que se hicieron eternos en medio de un gran silencio en toda la sala. Finalmente el spread comenzó a corregir y no sólo subió los 100 puntos que había bajado sino que ya estaba en positivo tras haber estado toda la mañana perdiendo algo de terreno. Inmediatamente toda la sala cerró sus posiciones y tras asumir todo lo que había sucedido en tan poco tiempo, comenzaron las celebraciones. Abrazos, gritos de alegría, risas... en menos de 5 minutos la sala había ganado un millón y medio de dólares!!! No obstante, era curioso ver como el P&L de cada trader era completamente diferente a pesar de contar todos con las mismas herramientas y límites.

Sin embargo Jack no mostraba una especial alegría. Muchos pensaban que ello se debía a que era un trader frio y calculador que no mostraba generalmente emociones. Y en parte era así. Pero también meditaba:

- ¿Estaré delante de la pantalla la próxima vez que pase el cisne negro? -



(Continuará...)

Saludos,
X-Trader



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!