Desconocido por muchos traders, el Gold/Silver Ratio o ratio Oro/Plata tiene más utilidad de la que podría pensarse. En este artículo os explicamos qué es, qué valor nos aporta en nuestro trading y cómo podemos operarlo.

¿Qué es el Gold/Silver Ratio?

El Gold/Silver Ratio, también denominado Mint Ratio, hace referencia al valor de una onza de plata en términos de un peso equivalente en oro. Dicho de otro modo, representa la cantidad de plata en onzas necesaria para comprar una sola onza de oro.

Para entender mejor cómo se calcula este ratio, veamos un sencillo ejemplo: tomando los precios actuales del oro y de la plata, tenemos que el metal dorado cotiza en torno a los 1.800 dólares mientras que el metal argentado ronda los 18 dólares. Si dividimos ambos valores tenemos que 1.800 / 18 = 100, esto es, se necesitan 100 onzas de plata para comprar una de oro.

El tema es que esta proporción, como casi todo en los mercados financieros, no es estable y va fluctuando en el tiempo, comportándose a veces incluso de manera muy volátil. Sin embargo, históricamente esto no siempre ha sido así, estando el ratio intervenido por parte de las autoridades. Así, ya en la época del Imperio Romano la relación entre oro y plata estaba fijada en 12 a 1, mientras que en 1792 el gobierno de EEUU fijó el ratio en 15 a 1 con la conocida como Mint Act, precisamente la ley que daba a luz al dólar estadounidense.

Sin embargo, con la desaparición de los patrones monetarios basados en metales a finales del siglo XX, los precios de estos metales preciosos empezaron a cotizar libremente en los mercados, de forma similar a cómo también empezaron a hacerlo las divisas. Desde entonces hemos podido ver valores del ratio desde 17 en 1980, cuando enormemente la producción de ambos metales, hasta 125 durante el pasado mes de marzo.

La Importancia del Gold/Silver Ratio

Aunque seguramente la mayor de la parte de la gente no le dé demasiada importancia al ratio (de hecho, seguramente muchos traders ni siquiera se hayan parado a analizar esta relación), lo cierto es que nos proporciona información muy interesante sobre la coyuntura macroeconómica. En particular, tal y como se señala en este excelente informe de Wheaton Precious Metals:

  • El ratio entre oro y plata aumenta en períodos deflacionarios (caída de precios) y desinflacionarios (crecimiento casi nulo de los precios).
  • Del mismo modo, el ratio baja durante episodios inflacionarios.

Históricamente podéis ver el comportamiento del ratio en el siguiente gráfico:

Grafico historico del gold silver ratio

Adicionalmente este ratio suele utilizarse también como una medida de la aversión al riesgo del mercado. En general, parece que hay cierto consenso entre los analistas en que:

  • Niveles superiores a 100 de este ratio son una señal de aversión al riesgo. La economía podría estar iniciando una recesión, motivo por el cual el dinero fluye hacia el oro, provocando un aumento del ratio.
  • Por su parte, si el ratio se sitúa entre valores entre 30 y 40 nos indican que el mercado tiene apetito por el riesgo, lo que provoca que caiga la demanda del oro en términos relativos.

Como podemos ver, si bien no es un factor determinante, este ratio nos permite de alguna manera situar más o menos en qué fase del ciclo económico nos movemos. Pero aún podemos hilar un poco más fino: en el siguiente epígrafe pasamos a analizar cuáles son los principales factores que afectan a este ratio.

Factores que Afectan al Gold/Silver Ratio

Los principales factores a tener en cuenta cuando analicemos este ratio son los siguientes:

  1. Demanda: debido a su excelente conductividad tanto eléctrica y térmica, así como a sus propiedades de ductilidad, maleabilidad y alta sensibilidad a la luz, la plata es ampliamente utilizada en una variedad de productos y aplicaciones tales como paneles solares, iluminación LED, pantallas táctiles o dispositivos electrónicos. Por tanto, no es de extrañar que los usos industriales representen el 60% de su demanda anual, mientras que en el caso del oro la demanda industrial, sin considerar la joyería, solo supone un 10%. Por tanto, un frenazo en la actividad industrial supone generalmente una bajada del precio de la plata, impulsando al alza el ratio. Justamente esto es lo que se ha reflejado en el ratio el pasado mes de marzo: la fuerte caída de la actividad industrial en China ha disparado el ratio a pesar de que el oro no subía con fuerza.

  2. Oferta: otro dato interesante es que tan solo el 26% de la plata proviene de actividades mineras en las que la plata es la principal fuente de ingresos. El 74% restante proviene de proyectos en los que la plata es un subproducto de la minería de otros metales, como el plomo, el zinc, el cobre o el oro. Lógicamente, esto tiene implicaciones sobre la elasticidad de la oferta de la plata.

  3. Durabilidad y reciclabilidad: seguro que muchos de vosotros os habéis encontrado con aquella cubertería de plata de la abuela que pasados unos años sin usarla se ha puesto negra. Y es que, mientras que el oro es químicamente inerte (de tal forma que todo el oro extraído permanece inmutable con el paso del tiempo), la plata se corroe lentamente con el tiempo. Por otro lado, en términos de recuperación y el reciclaje, la plata y el oro son muy diferentes; en particular, tan solo una cantidad muy limitada de plata vuelve al mercado a través del reciclaje en comparación con el oro.

  4. Tamaño del mercado: es importante entender que el oro y la plata son mercados de tamaño muy diferente. Mientras que el suministro total de plata nueva cada año es de más de 1.000 millones de onzas, el suministro anual de oro es actualmente de unas 120 millones de onzas. Sin embargo, si traducimos esto a términos monetarios, el valor de mercado de la plata es sólo de unos 15.000 millones de dólares, frente a los casi 200.000 millones de dólares del oro, debido a la gran diferencia de precio de ambos metales. Por tanto, aunque en peso el mercado es mayor, realmente el mercado del oro es 13 veces mayor que el de la plata a los precios actuales. Como consecuencia de ello, el precio de la plata es mucho más volátil que el del oro.

    Por este motivo, muchos analistas consideran que no es muy difícil manipular estos mercados por parte de los bancos centrales y comerciales mediante derivados. No en vano, durante el punto álgido de la pandemia a finales de marzo, nos encontramos con una escasez brutal de oro físico debido al cierre de las minas por el confinamiento (precisamente lo comentamos en el Foro, en el hilo Escasez en el Oro), provocando que los futuros negociados sobre este metal precioso representasen un volumen 300 veces superior al oro físico existente. Al hilo de este tema os recomiendo que echéis un vistazo a este artículo en Forbes: Yes, Gold Is Being Manipulated. But To What Extent?
  5. Almacenamiento: a los precios actuales, una inversión en plata supone obtener 100 veces más onzas que en oro. Para remate, el oro es el doble de denso que la plata, por lo que ahora mismo necesitaríamos 200 veces más espacio para almacenar plata que oro.

  6. Bancos Centrales: desde mediados de los años ochenta, los bancos centrales han reducido masivamente sus reservas en plata, aunque se han mantenido estables desde 2005. Este proceso se ha producido con una fuerte acumulación de oro en los últimos veinte años, sobre todo por parte de los bancos centrales de Rusia y China.

 

¿Cómo Operar el Gold/Silver Ratio?

Si queremos operar los movimientos en este ratio, podemos hacerlo de la misma manera que cualquier spread (Ah, espera, ¿que no sabes qué es un spread? Échale un ojo a este artículo: Trading Spreads I). Así, si queremos comprar el ratio, deberemos comprar Oro y vender Plata, mientras que si queremos vender este ratio, tendremos que vender Oro y comprar Plata. Por supuesto, previamente a operar el ratio tendréis que calcular el ratio óptimo (sobre este tema, repasad este artículo: Algunos Apuntes sobre Spreads) aunque afortunadamente al estar cotizados ambos en dólares las cosas en general son un poco más sencillas. En este sentido cabe señalar que podemos usar diferentes productos para construir el ratio y operarlo:

  • Futuros: el CME sacó hace años un futuro sobre el ratio pero como podéis ver en su página (https://www.cmegroup.com/trading/metals/precious/gold-silver-ratio.html) apenas se negocia, por lo que os tendréis que construir el spread vosotros mismos. Según el apartado de Margins/Performance Bonds de Metales, el spread que reconoce el CME es el GC-SI con un ratio 1:1 y una reducción de garantías del 60%, aunque por supuesto podéis ajustarlo a medida por volatilidad u otros criterios.
  • CFDs: he estado investigando y he visto que en Oanda podéis negociar directamente CFDs directamente sobre el ratio. No obstante, si no tenéis acceso a ese CFD siempre podéis construir el spread de la misma manera aplicando las reglas que veíamos con los futuros (aunque a cambio seguramente vuestro bróker no os reducirá garantías como sí hace el CME).
  • ETFs: aquí lo recomendable sería combinar el SPDR Gold Trust (GLD) y el iShares Silver Trust (SLV) para construir el ratio, aunque debéis tener en cuenta que ambos ETFs no replican el precio de una onza de estos metales preciosos, sino de lingotes con una pureza del 99,5%. Asimismo tened en cuenta que deberéis poder vender en corto alguno de estos ETFs dependiendo de cómo queráis posicionaros en el ratio.

 

Conclusión

En este artículo hemos visto qué es el Gold/Silver ratio y cómo podemos utilizarlo tanto para determinar en qué fase del ciclo económico nos encontramos como para operarlo directamente buscando obtener beneficio con sus oscilaciones.

Dicho esto… ¡Ahora es vuestro turno! Podéis ver y analizar el comportamiento del gráfico del Gold/Silver Ratio dentro del apartado de gráficos de Commodities de esta web.

 

Saludos,
X-Trader