Corría el año 2010 y era el término de moda: trading de alta frecuencia, high frequency trading o simplemente HFT. De hecho, en X-Trader.net le dedicamos a este tema unos cuantos artículos (tenéis toda la colección al final del artículo ;)).

Recientemente hablando con mi amigo Saúl Ávila, me preguntaba si era posible dar con métricas que nos permitieran determinar cuál era el beneficio y el drawdown de las estrategias que usaban este tipo de firmas. Como cabía esperar ese tipo de información no es pública, así que decidimos mirar las cuentas publicadas por las empresas del sector que cotizan en Bolsa en busca de algún proxy. Y cual fue la sorpresa cuando vimos que, en realidad, los HFTs no solo no ganaban ya millones sino que en realidad les estaba costando mantenerse en positivo.

Pero, ¿cuáles son los motivos para que 8 años después de que los HFTs estuvieran de moda, ahora ya casi no se hable de ellos? En X-Trader.net intentamos dar respuesta a esa pregunta.


Volúmenes y Beneficios a la Baja
El primer hecho a tener en cuenta es que el volumen negociado por las firmas de trading de alta frecuencia ha bajado significativamente. Si bien en los primeros años de la década actual las previsiones de crecimiento de los HFT eran, como poco, optimistas, lo cierto es que tanto en Europa como en EEUU esas previsiones al final no se han cumplido y el volumen ha bajado notablemente como podemos ver en este gráfico extraído de un informe de Deutsche Bank:

Volumen negociado por los HFTs en EEUU y Europa

 

Y como cabía esperar, lo mismo ha pasado con los ingresos, como pueden ver en el siguiente gráfico para el caso de los HFTs estadounidenses:

Ingresos Firmas HFT en EEUU

El principal motivo detrás de esta caída en volúmenes e ingresos parece ser que es la creciente y durísima competencia entre HFTs, lo que ha forzado la salida de muchas firmas del mercado por no ser capaces de generar beneficios. Debemos tener en cuenta que los costes de equipamiento cada vez son mayores para mantenerse en la carrera de la velocidad de ejecución; asimismo, las Bolsas, que vieron el negocio desde el primer minuto, han multiplicado por dos y hasta por tres el coste de sus servicios de co-location y datos, haciendo que la barrera de entrada al sector sea cada vez mayor; el caso del NYSE es especialmente sangrante, habiendo multiplicado por 7 el acceso a datos de mercado en los últimos ocho años. Por otro lado, se estima que el beneficio medio por acción negociada ha pasado de $0.001 a $0.0005; si a esto le sumamos que la volatilidad en los mercados ha bajado bastante, el resultado es que los márgenes de beneficio de este tipo de compañías ha quedado muy dañado.


Concentración en el Sector
Debido precisamente a la bajada de los márgenes, se ha iniciado un proceso de concentración en el sector en los últimos años: así, en 2012 Knight Capital se fusionaba con GETCO creando KCG, que a su vez era comprada por Virtu el año pasado. Por su parte, DRW compraba Chopper Trading en 2015 y RGM Advisors en 2017, mientras que Teza ha vendido su división de HFT a Virtu. Estos movimientos son un claro indicativo de que los competidores más pequeños empiezan a salirse o son comidos por el pez grande, por lo que probablemente en unos años no queden más que cuatro o cinco compañías de HFT.

Otra muestra de esta tendencia de concentración es el hecho de que este tipo de compañías empieza a compartir costes:  así, algunas firmas de HFT como DRW, IMC y Jump Trading se han aliado para construir Go West, una red con diferentes tramos de cable submarino y algunas antenas inalámbricas que conecta los mercados de Chicago y Tokio, permitiendo la transmisión de datos entre ambos puntos en cuestión de fracciones de segundo. Por supuesto, tengan por seguro que estas compañías rentabilizaran la inversión alquilando su red a otros traders de alta frecuencia.


La Llegada del IEX
Pero sin duda el punto de inflexión en el sector fue la entrada en escena en octubre de 2013 de un nuevo actor que nadie esperaba: Brad Katsuyama fundó la Investors Exchange (IEX) con el objetivo de dar un acceso a la ejecución democrática para todos los inversores, mediante la introducción de retardos artificiales que eliminan cualquier ventaja en la ejecución de las órdenes. Sobre este mercado podéis leer la historia al detalle en el excelente libro de Michael Lewis, Flash Boys; también es recomendable el artículo publicado en el New York Times titulado The Wolf Hunters of Wall Street.

Lo cierto es que nadar contracorriente en Wall Street en ese momento podía parecer una locura, máxime si nos estábamos enfrentando a un lobby como el del HFT, pero lo cierto es que el IEX logró salir adelante y ya negocia el 2.5% del total de acciones en EEUU (ver gráfico).

Cuota de Mercado del IEX

Para remate, a comienzos de este mes conocíamos la noticia de que Interactive Brokers dejaba de cotizar en Nasdaq para pasarse a IEX, lo cual podría ser el comienzo de una larga lista de compañías abandonando las Bolsas tradicionales en busca de una mejora en su imagen de marca.



Los Reguladores se Ponen las Pilas
Lo cierto es que tras el Flash Crash de mayo de 2010, los reguladores se dieron cuenta de que, para variar, llegaban tarde para poner orden en los mercados y que debían adoptar medidas si no querían que el impacto del HFT en los mercados se les fuera de las manos.

Por ello, la SEC estableció en enero de 2017 que cualquier persona física que desarrollase algoritmos para operar en los mercados debía pasar un examen (el Series 57) y registrarse como Securities Trader Representative en FINRA. Asimismo, se está trabajando en programas piloto para incrementar la supervisión y vigilancia de los mercados, incluyendo al trading automático, e incluso se ha planteado la eliminación temporal de los rebates por dirigir órdenes de clientes.


Y Ahora, ¿Qué?
Como acabamos de ver, parece que la posibilidad de ganar dinero usando algoritmos de trading de alta frecuencia en los mercados tradicionales se está agotando. Lo más probable es que el sector del trading de alta frecuencia termine convirtiéndose en un sector con unos pocos jugadores de gran tamaño que serán los únicos capaces de invertir en tecnología de forma sostenida en el tiempo, y algunas firmas pequeñas muy especializadas en ciertos nichos, dejando al resto fuera de juego. Esta tendencia tendrá seguramente efectos en la liquidez y la negociación, aunque aún está por ver si serán positivos o negativos.

Por supuesto, ¡siempre nos quedará el Bitcoin! De hecho, muchas de las firmas que han perdido competitividad en los mercados tradicionales se están reorientando a los nuevos mercados de criptodivisas donde al menos hay volatilidad y seguramente aún queden ineficiencias, por cuanto son mercados relativamente inmaduros.

Saludos,
X-Trader


Aquí os dejo una colección con todo lo que se ha publicado en X-Trader.net sobre HFT por si os apetece echarle un vistazo: