(Advertencia: X-Trader.net no se hace responsable por el mal uso que pueda hacerse del contenido de este artículo. Toda la informacion que aquí se expone es exclusivamente para fines educativos. Recuerden que la evasión de impuestos y la fuga de capitales están penadas por la Ley con varios años de cárcel y fuertes multas)

George Soros es conocido por ser un gran especulador que ha amasado una enorme fortuna. Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es que la mayor parte de su actividad se realizó inicialmente de las Antillas Holandesas, donde los beneficios que obtenía no tenían que tributar fiscalmente. Pero incluso hay personas que piensan que George Soros evitó pagar al fisco porque era rico... si Vd. piensa así, le recomiendo que continúe leyendo.

Hoy en día, la especulación en los mercados financieros no conoce barreras. Un trader puede vivir en Chicago o en Mostoles y operar en cualquier mercado financiero. Sin embargo, muchos traders hoy en día buscan tener privacidad. Y a través de la banca offshore es posible, saltandose la vigilancia de los gobiernos y de las organizaciones supranacionales.

Normalmente entre el gran público, la banca offshore posee mala reputación, siendo considerada una especie de actividad clandestina, ilegal, arriesgada e incluso inmoral. Para remate, muchos de los que promovían la banca offshore han hecho más bien todo lo contrario con su ejemplo, dando a la gente de a pie una imagen sospechosa de sus actividades. Pero curiosamente no hay ninguna ley en EEUU que prohiba el envío de fondos al exterior. Si tenemos en cuenta que EEUU depende del comercio en buena medida, por qué no se ha destruido todavía la economía americana??? Sencillamente porque los propios bancos americanos se han esforzado en diseminar una propaganda negativa de la banca offshore, lo que les permite mantener los depósitos de sus clientes que de otra forma se irían a otros países donde no tendrían que dar tantas explicaciones. Actitud, por otro lado, hipócrita porque muchisimos bancos americanos tienen muchisimo dinero invertido en multitud de mercados financieros europeos y asiáticos; asimismo también aceptan depósitos de clientes extranjeros.

Sin embargo, los miedos y la imagen negativa de la banca offshore no es para tanto: en realidad se trata de bancos regulados aunque con menores restricciones de las habituales, lo que permite una mayor libertad en la colocación de sus activos en otros paises. En la actualidad, el desarrollo de Internet como base de la actividad bancaria ha permitido que la banca offshore se expanda rápidamente, siendo extremadamente sencillo abrir una cuenta offshore rellenando unos cuantos formularios on-line, sin conocer siquiera a ningún empleado del banco. Se trata de un cambio completamente lógico ya que las necesidades financieras de los empresarios y los inversores de hoy han variado sustancialmente con respecto a las de hace 25 años.

Si Vd. desea abrir una cuenta offshore, lo primero es saber dónde hay paraisos fiscales en los que poder abrir una cuenta offshore; aqui tiene una lista más o menos completa:

Andorra, Antigua, Anguilla, Aruba, Bahamas, Bahrain, Belice, Bermuda, Chipre, Costa Rica, Delaware (curiosamente muchisimas empresas cotizadas en las Bolsas americanas tienen su sede social en este Estado americano), Dominica, Gibraltar, Guernsey, Isla de Man, Islas Caimán, Islas Cook, Islas del Canal, Islas Turks & Caicos, Islas Virgen Británicas, Jersey, Hong Kong, Liberia, Liechtenstein, Luxemburgo, Malta, Mauricio, Nevis, Panamá, República Dominicana, Samoa Occidental, Suiza (y, dentro de ella, una zona denominada Campione D’Italia) y Vanuatu son algunos de los lugares donde es posible hacerlo. Eso sí, antes de hacer nada deberá considerar diversos aspectos relativos al banco en el que abrirá su cuenta tales como fuentes de financiación, gestión corporativa, servicios de domiciliación, contabilidad y administración, asuntos relacionados con la custodia, servicios on-line, etc.

Normalmente, todos estos aspectos se pueden aclarar respondiendo a las siguientes preguntas:

- Qué tipo de servicios necesito?

- Cuál es mi localización geográfica?

- Dispongo de capital suficiente?

- De qué servicios e infraestructuras dispone el país o la zona en la que voy a abrir la cuenta? Por ejemplo, es posible ir y volver en el día? Asimismo, en qué zona horaria está con mi respecto a mi lugar de residencia? A veces la diferencia horaria puede suponer un cambio de día y tener algunas consecuencias importantes.

- Qué costes implica una cuenta offshore?

- Qué complicaciones puedo tener en base a las leyes que rigen en mi país si las autoridades descubren que tengo una cuenta offshore? Asimismo, qué leyes rigen el país en el que he abierto la cuenta? Qué modificaciones legales se han producido recientemente y cuáles se esperan en el futuro inmediato?

- Merece la pena abrir una cuenta offshore si no tengo los ingresos esperados?

Sin embargo, aunque más o menos todos tenemos una mínima idea, veamos qué es exactamente la banca offshore. La definición oficial nos dice que un banco offshore es aquel que funciona según las leyes de otro país distinto al de residencia del inversor. Sin embargo, los bancos offshore son algo más complejo que eso. En realidad podemos decir que hay dos tipos de bancos offshore.

> Bancos "Tipo 1", en los que exige solamente un modesto balance mínimo de apertura (entre $1,000 y $10,000). Estos son bancos simples típicamente comerciales, con unas opciones de inversion conservadoras y la posibilidad de realizar gestiones on-line, que están diseñados principalmente para los que quieren movilizar sumas modestas de dinero, hacer y recibir pagos sin mayores molestias y que generalmente son adecuadas para aquellos que solamente quieren obtener una rentabilidad a plazo fijo. Generalmente este tipo de banca es el empleado por algunos brokers y casas de valores para mantener la mayoría de sus fondos invertidos; asimismo, esta categoría de banco también resulta apropiada para comercio electrónico y otros negocios internacionales.

> Bancos "Tipo 2", que son aquellos especializados en banca de inversión privada y requieren una suma más alta de dinero para abrir cuentas, exigiendo en muchas ocasiones el mantenimiento de balances entre $25,000 y $100,000 o incluso más (algunos hasta requieren que se depositen cantidades con siete cifras como mínimo, llegándose a cerrar la cuenta si no se dispone de un capital mínimo). Estos bancos ofrecen muchos más servicios bancarios personalizados, la posibilidad de gestionar carteras, diversas opciones de inversión, etc. Se trata de una opción ideal para aquellos que quieran preservar sus haberes en un sitio seguro y privado.

Los bancos “Tipo 2” son tradicionalmente ejemplificados por los bancos suizos que, hasta la fecha, mantienen la mitad de los depósitos bancarios offshore del mundo. Por lo tanto, Suiza suele ser una buena elección para abrir una cuenta offshore.

Por su parte, los bancos "Tipo 1" pueden ser encontrados en cualquier parte, incluso en Suiza, así como en otros países como Letonia. Sin embargo, en los últimos años y salvo algunos excepciones, no son recomendables los bancos establecidos en el Caribe, pues muchos de ellos tienen seriamente comprometida la privacidad bancaria debido a acuerdos de intercambio de información con EEUU, aparte de tener un servicio generalmente malo, incluso en el caso de grandes entidades.

Abrir una cuenta offshore, si bien puede suponer riesgos, también nos libra de pasar por situaciones como las siguientes:

> Con muy poco esfuerzo casi cualquiera (Hacienda, nuestra ex, etc.) puede conseguir fácilmente su información personal y financiera.

> La gente con bastante dinero puede ser blanco de demandas legales que buscan explotar su riqueza.

> Como dueño de una empresa, Vd. puede perder algunos o todos sus activos si la corporación es demandada.

> La pensión de jubilación no le protege frente a demandas y obligaciones derivadas de hechos acaecidos en el pasado.

> En ciertos casos, los jueces pueden permitir a sus acreedores embargar sus activos.

> Los impuestos pueden subir en el futuro.

> A menos que usted actúe para proteger sus haberes, es posible que usted no pueda traspasarlos a sus herederos.

Finalmente, y antes de que se lance a considerar siquiera el abrir una cuenta de estas características, es realmente una solución “offshore” adecuada para Vd.? Recuerde que para el común de los mortales, las cuentas offshore no son recomendables; para determinar si podría ser beneficioso para usted, responda a las siguientes cuestiones:

- Tiene usted más de US$100,000 o equivalente en derechos en su casa?
- Tiene usted activos líquidos por más de US$100,000?
- Gana usted más de US$50,000 cada año?
- Es usted dueño de una empresa?
- Es usted socio en cualquiera sociedad?
- Está usted soltero o divorciado y contemplando casarse o volver a casarse?
- Es dueño de un avión o barco?
- Es usted un contratista, fabricante, médico, arquitecto, contable, profesional o individuo independiente con su propia empresa?
- Está usted esperando alguna herencia?

Si contestó sí a más de dos o tres preguntas, es prácticamente seguro que sería bastante beneficioso para Vd. abrir una cuenta offshore.



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!