Estoy seguro de que casi todos nuestros lectores conocen el VIX, ya saben, ese índice que mide el miedo en el mercado calculando un promedio de la volatilidad implícita de las opciones negociadas sobre el S&P 500. Lo bueno es, tanto el VIX como otros índices de volatilidad calculados por diferentes mercados, pueden ser negociados mediante futuros, lo cual abre las puertas a todo un nuevo campo de investigación en el trading.  

Pero ¿cuáles son esos índices de volatilidad? En este artículo repasamos todos los que hay en cada continente y analizamos sus características y liquidez.


VOLATILIDAD EN AMÉRICA

El mercado por antonomasia de volatilidad en EEUU es sin lugar a dudas el Chicago Board Options Exchange o CBOE, que es donde se inventó el VIX. Precisamente el futuro sobre VIX es el principal producto de volatilidad que podemos negociar en este mercado pero existen algunos más como el futuro sobre Volatilidad de las Notas a 10 Años o la Varianza del S&P 500. Pasamos a ver en detalle todos los productos disponibles:

Futuros sobre VIX (VX)
Creados en 2004, el subyacente es el Volatility Index o VIX, el cual mide la volatilidad esperada del mercado ponderando la volatilidad implícita de las opciones sobre S&P 500 que vencen en un plazo de entre 23 y 37 días.   

El nominal del contrato es de 1.000 dólares por el valor en puntos enteros del VIX, siendo su variación mínima 0.05 = 50 dólares. Las garantías requeridas oscilan entre los 8.800 dólares del vencimiento más cercano y los 3.300 dólares de los vencimientos más lejanos.

El CBOE cotiza contratos sobre VIX para los nueve meses consecutivos más cercanos y los cinco meses del ciclo trimestral comenzando en febrero. Adicionalmente, existen también disponibles vencimientos semanales (fueron introducidos en 2015), cubriendo las siguientes seis semanas.

Este futuro es bastante líquido, moviendo unos 9.000 contratos al día aunque ha marcado picos de más de 12.000.


Futuros sobre Varianza del S&P 500 (VA)
Posiblemente desconocidos por la gran mayoría de traders, los S&P 500 Variance Futures permiten negociar la varianza realizada del principal índice estadounidense. Pero ¿qué es eso de la varianza realizada? No quiero complicarles demasiado en este sentido, simplemente considérenla otra medida alternativa de volatilidad (si lo desean, pueden ver en detalle su fórmula de cálculo en la web del CBOE).

El nominal del contrato es de 1$ por el valor del índice, siendo su variación mínima 0.05 = 0.05 dólares. Como se pueden imaginar, las garantías requeridas son mucho más bajas que las del VIX, oscilando entre los 30 y los 200 dólares dependiendo del vencimiento.

Con respecto a los meses ofrecidos, los vencimientos coinciden con los del futuro sobre S%P 500.

Por último, la liquidez no es demasiado alta (no hay mas que ver un gráfico del vencimiento más cercano), negociándose entre 2.000 y 5.000 contratos al día).


Futuros sobre 10-Year U.S. Treasury Note Volatility Index (VXTY)
Otro completo desconocido que fue lanzado en 2014 y puede dar mucho juego. En este caso, el subyacente de este futuro es la volatilidad esperada para las Notas a 10 Años emitidas por el Tesoro estadounidense, calculada a partir de las opciones sobre futuros de dicho producto.

El nominal del contrato se obtiene multiplicando por 1.000$ su valor, siendo su variación mínima 0.01 = 10$. Normalmente se requieren unas garantías de unos 1.100$ para operar un contrato de VXTY.

Los vencimientos listados teóricamente son los 12 meses siguientes, pero ahora mismo tan solo cotizan los 4 más cercanos.

De momento es un futuro bastante ilíquido (apenas se negocia algún día) pero habrá que tenerlo en observación.


Aparte de estos derivados que acabamos de ver, tenemos diferentes ETFs y ETNs que también nos permiten ganar exposición en volatilidad (fundamentalmente en el VIX). Entre ellos destacan por volumen negociado y AuM los siguientes:

  • VelocityShares Daily 2x VIX Short Term ETN (TVIX)
  • iPath Series B S&P 500 VIX Short-Term Futures ETN (VXX)
  • ProShares Ultra VIX Short-Term Futures (UVXY)
  • ProShares Short VIX Short-Term Futures (SVXY)
  • ProShares VIX Short-Term Futures ETF (VIXY)
  • Innovator S&P 500 Power Buffer ETF Crude Oil (POCT)

Pueden encontrar un amplio listado con todos los ETFs de este tipo en https://etfdb.com/etfs/asset-class/volatility/

Por cierto, quizás hayan echado en falta en esta lista al mercado de derivados de referencia en EEUU, el CME. Por desgracia, los derivados sobre volatilidad no son el fuerte del Chicago Mercantile Exchange aunque también existen algunos contratos sobre volatilidad realizada, en concreto sobre pares de divisas (EURUSD, GBPUSD, CHFUSD, JPYUSD, AUDUSD y CADUSD) pero que actualmente a duras penas llegan a cruzar algún contrato antes de su vencimiento.


VOLATILIDAD EN EUROPA
Si en EEUU es el CBOE el que lleva la voz cantante en esto de los derivados de volatilidad, en Europa no podría ser sino Eurex el que ofrece los principales contratos en este terreno. Si bien su primera incursión en este terreno fue un completo fracaso (en 2009 Eurex tuvo que retirar los futuros sobre VDAX, VSMI y VSTOXX), el mercado alemán aprendió del error y lanzó los siguientes productos:

Futuros sobre mini VSTOXX (FVS)
Todo un éxito este contrato introducido por Eurex en 2013 sustituyendo a un contrato mucho más grande (el FVSX). Con unos 25.000 contratos diarios negociados de media, el futuro sobre VSTOXX permite negociar la volatilidad implícita a 30 días de las opciones sobre Euro Stoxx 50.

El nominal del contrato es de 100 € por el valor del índice, siendo el movimiento mínimo 0.05 = 5 €. Este bajo valor del nominal supone que las garantías no sean muy elevadas, de tal forma que normalmente se pueda negociar un contrato con 400 € en cuenta.

Los vencimientos ofrecidos son los siguientes 8 meses consecutivos del calendario.

Futuros sobre Varianza del EURO STOXX 50 (EVAR)
Si en EEUU hay futuros sobre la varianza realizada del S&P500, en Europa no íbamos a ser menos así que Eurex sacó en 2014 el equivalente para el Euro Stoxx 50. Sin embargo, la apuesta no salió tan bien como la del VSTOXX y la liquidez es prácticamente inexistente, no mostrándose volumen cruzado en las plataformas.

El nominal del contrato es el valor del índice de Varianza Realizada multiplicado por 1 €, siendo su movimiento mínimo 0.0001 = 0.0001 €.

Los vencimientos cotizados en todo momento se corresponden con los 3 meses consecutivos más cercanos y los 3 meses siguientes del ciclo marzo-junio-septiembre-diciembre.

Aparte de estos productos no he visto más derivados de este tipo en otros mercados europeos, si bien es cierto que actualmente muchas Bolsas calculan los diferentes índices de volatilidad para sus principales selectivos (tal es el caso del VDAX, el VSMI, el VCAC, el VFTSE o el VAEX) y que en incluso en España tenemos el VIBEX (volatilidad implícita del Ibex 35 a 30 días) y el SKEW30 (diferencia de volatilidad entre opciones de precio de ejercicio un 5% por debajo y un 5% por encima del Ibex 35), por lo que no es descartable que en un futuro próximo algunos mercados europeos de derivados se animen a usar estos índices de volatilidad como subyacente de algún contrato de futuros y opciones.


VOLATILIDAD EN ASIA Y OCEANÍA
Aunque pueda parecer increíble en los mercados asiáticos también podemos encontrar algunos futuros sobre volatilidad que quizás pueden ser interesantes:

Al igual que sucedía en el caso europeo, tenemos otros mercados que, si bien no cuentan con la posibilidad de operar volatilidad usando derivados, sí que calculan índices de volatilidad basándose en el modelo original del CBOE para calcular el VIX; tal es el caso de las Bolsas de Corea (VKOSPI) o Australia (S&P/ASX 200 VIX).


CONCLUSIÓN
Como hemos visto, existe un incipiente universo de derivados sobre volatilidad que seguramente se amplíe en los próximos años. Su comportamiento es completamente diferente al del resto de activos por cuanto se limitan a reflejar una propiedad inherente a los índices bursátiles que no es otra que la volatilidad implícita, entendida como una estimación de la futura variabilidad de los rendimientos realizada por los participantes en el mercado.

La idea inicial de estos productos es que puedan ser utilizados por los gestores de carteras y fondos para cubrirse en episodios de crisis gracias a la correlación negativa que muestran los índices de volatilidad con las Bolsas, pero por supuesto también podemos operarlos directamente, construir spreads y calendars, etc. En definitiva, todo un mundo por descubrir.

Saludos,
X-Trader