Tokens Apalancados (y Cómo Utilizarlos)

Si en el mundo de las finanzas tradicionales la innovación en el campo de los productos negociables no deja de sorprendernos, en el caso del mundo de las criptodivisas supera muchas veces los límites de la imaginación. Y es que uno de los productos que recientemente he descubierto, los tokens apalancados o leveraged tokens, me ha sorprendido gratamente por las ventajas que proporciona, aunque como veremos al final del artículo, conviene entender bien su funcionamiento para no meter la pata y tener pérdidas innecesarias.

 

¿Qué Son los Tokens Apalancados?

Tal y como indica su nombre, un token apalancado es un criptoactivo que permite operar de forma apalancada una determinada criptomoneda, amplificando sus movimientos en la proporción programada en el propio token. Esto a priori puede parecer algo arriesgado pero, tal y como veremos en un momento, este apalancamiento nos permite ahorrarnos algunos disgustos que suelen ocasionar otros productos como los futuros.

El primer exchange en emitir este tipo de productos fue FTX (pionero donde los haya en el terreno de los derivados sobre criptomonedas), emitiéndolos en formato ERC-20 en la red de Ethereum. No obstante, actualmente este tipo de tokens se negocian en otros mercados como Binance o Poloniex.

Con respecto a la forma de cotizar de este tipo de tokens, podemos decir que es ligeramente diferente a la de otros productos, empezando por su código o ticker. Así, tenemos los denominados BULL, que permiten apalancarse en posición larga 3X en un listado razonablemente amplio de criptomonedas. Por su parte, aquellos tokens apalancados con el texto HEDGE realmente no tienen palanca (aparecen como -1X) sino que aumentan su valor cuando la criptomoneda subyacente baja de precio, por lo que cumplen su cometido de cubrirse ante posibles bajadas. Por otro lado, si lo que buscamos es reducir la volatilidad de nuestra exposición al mercado, entonces los tokens HALF son ideales por cuanto dividen por dos la rentabilidad generada por la cripto elegida. Finalmente si queremos tomar una fuerte posición bajista sobre, por ejemplo, alguna shitcoin (por ejemplo, una meme coin como Dogecoin) sin duda nos interesarán los token de tipo BEAR por cuando iremos apalancados -3X, de tal modo que cuando caiga de valor la criptomoneda elegida, su valor aumentará en la misma proporción del precio de bajada multiplicada por 3 (por ejemplo, si el precio de la criptomoneda baja un 1%, el valor del token BEAR subirá un 3%).

 

¿Cómo Funcionan los Tokens Apalancados?

Para entender mejor el funcionamiento interno de estos tokens, veamos un ejemplo: imaginemos que queremos invertir 100 dólares en ETHBULL, el cual amplifica 3 veces los movimientos de Ethereum. Para abrir dicha posición, simplemente debemos comprar el token y automáticamente las rentabilidades que obtendremos equivaldrán al resultado que obtendríamos invirtiendo 300 dólares en el mercado de futuros perpetuos sobre ETH/USD.

Evidentemente esto es muy sencillo de comprender pero… ¿qué sucede si el valor de ETH baja (y, por tanto, el valor de nuestra inversión) o si sube? Resulta evidente que ahora nuestro apalancamiento original x3 ya es el mismo al haber variado la cantidad que tenemos. Y es que los tokens apalancados tienen programado en su código que el apalancamiento se mantenga constante en ese 3x. Por tanto, lo que hacen estos tokens es rebalancearse automáticamente cada día a las 00:02:00 UTC, comprando o vendiendo la cantidad equivalente en futuros necesaria para mantener el nivel de apalancamiento. Así, si hemos ganado dinero, se reinvierten los beneficios (comprando futuros) para aumentar el apalancamiento, mientras que si el mercado se ha movido en nuestra contra, se venderá parte de la posición para reducir el apalancamiento hasta ese 3x. Adicionalmente, si se produjera una variación intradía muy grande (ie, Ethereum baja un 12%), el token se rebalancea automáticamente también durante la sesión para evitar posibles liquidaciones.

De este modo, es como los tokens apalancados logran que no se produzcan liquidaciones por margin call como sucede con los futuros, ya que van ajustando el apalancamiento para mantenerlo constante en todo momento. Esto que parece tan bonito e interesante también puede ser un arma de doble filo ( como casi todo lo relacionado con el apalancamiento), veamos por qué.

 

No Hagas HODL con Tokens Apalancados

O de lo contrario, os encontraréis… ¡con una pequeña sorpresita! Y es que puede suceder que el rendimiento de un token apalancado no coincida con el del subyacente, debido a un concepto que mucha gente se suele olvidar fácilmente: el apalancamiento asimétrico. Para recordar cómo funciona, veamos un ejemplo rápido: supongamos que una acción pierde un 50% de su valor. ¿Cuánto tendrá que subir para que recuperemos el nivel de partida? Si has contestado que un 50%... ¡¡¡GRONNNG!!! ¡Error! Acaba de ser víctima del desconocimiento del apalancamiento asimétrico: si algo vale 40 y pasa a valer 20, me temo que para volver a 40 va a tener que subir un 100%.
En esta tabla que nos compartió en su momento Alexey de la Loma en uno de sus artículos podéis ver de qué va exactamente este tema y cómo se relacionan los porcentajes de pérdida y de recuperación:

Apalancamiento Asimétrico

En resumidas cuentas, gracias al apalancamiento asimétrico, cuanto mayor sea la pérdida de la cartera, mayor será la rentabilidad necesaria para recuperar la situación de breakeven. Pues bien, con los tokens apalancados, esta erosión se produce de forma regular debido a los rebalanceos que se realizan. Veamos un ejemplo de esto para entenderlo en detalle:

Imaginemos que operamos con un token apalancado de tipo BULL sobre Ethereum, esto es, amplificamos los movimientos de ETH multiplicándolos por 3. Invertimos 1.000 dólares y justo ese día tenemos la mala fortuna de que ETH cae un 10%. En ese caso, ETH valdrá 900 dólares y nuestro token caerá un 30%, pasando a ser su valor de 700 dólares. Hasta aquí nada raro, ¿verdad?

Al día siguiente, ETH recupera un 15%, por lo que su precio pasa a ser de 900 x 1,15 = 1.035 dólares, lo que supone una ganancia del 3,5% sobre el nivel de partida inicial. Claro, al ver esto, nos creemos que nuestro token debería situarse en 1.000 x (1 + 0,035x3) = 1.105 dólares. Pero por el efecto del apalancamiento asimétrico el token valdrá realmente 700 x (1 + 0,15x3) = 1.015 dólares.

En el tercer día, Ethereum vuelve a caer dejándose un 5%, quedando en 1.035 x 0,95 = 983,25 dólares, lo que supone estar un 1,68% por debajo del precio inicial. ¿Qué pasará con el valor de nuestro token? ¿La rentabilidad quedará por encima o por debajo de la del subyacente? Basta con hacer un cálculo rápido para ver que la cosa empeora notablemente:

1.015 x (1 – 0,05x3) = 862,78

Así, mientras que el activo subyacente del token ha perdido un 1,68% en tres días, nuestro token apalancado no ha perdido 3 x -1,68% = 5,03% sino que se ha dejado un 13,73%.

Del ejemplo anterior, podemos extraer rápidamente varias conclusiones acerca de cuándo es apropiado usar este tipo de tokens. En particular:

  • Solo debemos operarlos cuando se produzcan fuertes movimientos tendenciales, pues son los que más favorecen a este tipo de tokens. Si nos metemos en mercados laterales o que hacen rápidos zig-zags, veremos como el valor de nuestra inversión se erosiona rápidamente.
  • En líneas generales deberíamos hacer operaciones de corto plazo, como mucho estamos hablando de 1 a 2 semanas. Más allá de eso corremos el peligro de ser víctimas del posible impacto negativo del rebalanceo diario del token.

Por si no ha quedado claro, fijaos en el siguiente gráfico en el que se comparan los rendimientos acumulados durante 3 meses del Bitcoin (en azul), su token apalancado 3x BULL (en naranja) y 3x BEAR (en gris) desde el 6 de julio hasta el 6 de octubre de 2020:

Rendimientos Acumulados Token Bitcoin Bull 3x


En el gráfico anterior, podemos ver que el rendimiento total de Bitcoin en el período indicado fue del 13,4%. Por el contrario, el token 3x BULL solo ganó un 2,1%, mientras que su token 3x BEAR perdió casi un 50%. ¿Qué fue lo que pasó en ese período? Sencillamente que hubo mucha volatilidad en un rango lateral:

Grafico Bitcoin julio octubre 2020

 

Conclusión

Sin lugar a dudas, los tokens apalancados son una innovación muy interesante, aunque bastante experimental por cuanto aún no tienen mucha liquidez, que nos quita de las preocupaciones tradicionales de la operativa con derivados en mercados tan “movidos” como son los de criptodivisas, donde el margin call siempre está esperándonos a la vuelta de la esquina.

Con una comprensión adecuada de su funcionamiento, podemos obtener unos beneficios importantes, adoptando posiciones apalancadas de corto plazo como complemento a nuestra cartera de criptos de largo plazo.

 

Saludos,
X-Trader

Te Puede Interesar