Índice del artículo

Antes de empezar, vamos a razonar el algoritmo que utilizaremos después en nuestro sistema. No voy a profundizar nada, pero sí repasaremos un par de conceptos. Gauss sólo quería una nueva forma de representar las probabilidades de sucesos independientes (asociados a la misma población de datos, claro), y nos regaló la distribución en forma de campana o “Distribución Normal”:

Image


Distribución Normal (70/30)
Ampliamente utilizada en aplicaciones estadísticas por su frecuente aparición en numerosos fenómenos “ponderables”: peso de la población, bajas en la 2ª Guerra Mundial por edades, consumos, cocientes intelectuales, y un interminable etc.

Por otro lado, alguien menos conocido, Pareto, hizo su propia distribución:

Image


Distribución de la Ley de Potencias (80/20) (Power Law)
La típica curva de esta distribución aparece en fenómenos con pocos eventos exitosos de un lado y muchos en el otro extremo. Densidad de tráfico en carretera, intensidad de desastres naturales, ventas de un producto, distribución de población en ciudades, etc., presentan este tipo de curvas.

Ambas son útiles en casi todos los campos del saber, aunque estructuralmente son opuestas. La campana de Gauss puede definirse perfectamente de principio a fin, mientras que la distribución de Pareto está limitada por las tendencias representadas basándose en el éxito de los eventos. Por ejemplo, una campana de Gauss nos dirá qué franja de población practica con más frecuencia el sexo, y la distribución de Pareto nos dirá la frecuencia con la que lo hacen, ambas según la edad, pero con dibujos totalmente diferentes… (en este caso, el descenso de la curva de Pareto es dramático, a pesar de la Viagra ;-)).

Aplicado al campo de los mercados financieros, se observan infinitas utilidades en ambas distribuciones. La primera que se me vino a la cabeza fue sobre el número de oportunidades de iniciar una operación exitosa en una franja de tiempo, por ejemplo en una hora, esta distribución es claramente de Pareto:

Image


Esta distribución tendría su espejo, correspondiente a todas las operaciones que puedes iniciar y todo lo que pueden perder, por supuesto. Esto es lo que intentaremos evitar.

Es muy difícil atrapar una operación de +125 euros, solamente hay 10 de las 210 operaciones que se pueden iniciar en esta hora, menos de un 5%. Si intentamos alcanzar estas operaciones, en la mayoría de las ocasiones el mercado se nos dará la vuelta antes de llegar.

Si cogemos las tres primeras columnas, tenemos 10 operaciones de 125 €, 20 de 75€ y 30 de 50€; en total 60 operaciones de las que se puede esperar una media de 70€ de ganancia. Estas 60 operaciones suponen menos del 30% del total.

Por otro lado hay un 70% de las operaciones que nos darán un mínimo de 18€. Estos números, por supuesto, son aleatorios, pero muy esclarecedores.

Conclusión: Hay un alto porcentaje de entradas exitosas si lo que buscamos son pequeños beneficios… Sólo hay que lograr detectar por dónde se mueven estas 150 operaciones...

Por dónde se mueven
Si observamos los gráficos de distribución de volúmenes por precios, a lo largo de un día, nos encontraremos a la amiga campana. Utilizamos volúmenes, aunque bien nos valdría contar las veces que la cotización “pisa” un precio, o sea, le pasa por encima:

Image

El siguiente gráfico muestra la distribución de volúmenes del mini-S&P 500 del día 28-4-08. ¿Puede ser una casualidad? Evidentemente no. La lógica nos hace pensar en que los máximos y mínimos diarios son los menos negociados y, por lógica, los menos pisados también, mientras que las zonas centrales de precios son traspasadas continuamente en un “ir-y-venir” de la cotización.

 

Image


Veamos el gráfico del día 29 de Abril:

Image

La misma distribución Gaussiana, como si de un fractal se tratara, también la encontraremos en fracciones de tiempo, por ejemplo este mismo día entre las 5 y las 6 de la tarde:

Image

Retomando nuestra primera conclusión (que había muchas oportunidades de hacer negocio siempre que nos conformáramos con pequeños beneficios) analicemos ahora los gráficos.

Es obvio que la zona central ha sido mucho más pisada que las zonas de los márgenes, quizá la cotización haya pasado 4 o 5 veces por 1391,50 hasta 1389,50 y viceversa, si lográramos subirnos a esos “paseos” tendríamos varios negocios de +50$ o +75$,  pero cuidado… al menos una vez ha dado un paseo hacia los márgenes… y podría salirse de nuestro rango de precios, por lo que siempre debemos dejar un Stop-Loss por si acaso se decide a abandonar los límites de nuestra campana.

Mientras el discurrir de la sesión iba dibujando este gráfico, la cotización ha pasado 5 veces por el centro, de un lado a otro, y solamente  una vez se ha acercado a los márgenes para irse. ¿Qué debemos hacer? Pues pasear con ella, ¡hacia el centro van gran parte de ese 70% de operaciones de éxito con bajo beneficio, pero alta fiabilidad!

Image

 



Si te ha gustado este articulo, ¡compártelo en redes!