MOVE Index: el Índice del Miedo de los Bonos

Muchos de vosotros conocéis el índice VIX, comúnmente conocido como el «índice del miedo» y sobre cuyo cálculo y funcionamiento hablamos recientemente. Pero seguramente algún lector después de leer aquel artículo, se habrá quedado pensativo y habrá dicho: “Oye, me parece muy interesante pero ¿no hay más índices como este para otros mercados?

Lo cierto es que, más allá del caso de los índices bursátiles, este tipo de medidas de volatilidad no suelen abundar demasiado, debido en buena medida a que requiere que exista un mercado de opciones relativamente maduro y líquido que permita calcular adecuadamente las volatilidades implícitas. Tal es el caso del índice que aquí vamos a tratar y que es análogo al VIX pero para el mercado de bonos: se trata del denominado MOVE Index.

Historia y Funcionamiento del MOVE Index

Conocido coloquialmente como el VIX de los bonos, el índice MOVE fue creado en 1994 por Harley Bassman mientras trabajaba para Merrill Lynch. Y lo cierto es que no podía existir mejor profesional que Bassman para crear este índice, por cuanto era el responsable de la división de opciones OTC sobre bonos del banco, creando multitud de productos tales como opciones plain vanilla y complejas sobre spreads de Mortgage-Backed Securities (MBS) o productos sobre la curva de rendimiento del Tesoro.

Por todo ello, la creación del MOVE no fue casual: el equipo de Bassman necesitaba tener alguna medida estándar que, de forma similar al VIX, nos permitiera conocer la volatilidad de los tipos de interés. De hecho su nombre lo deja bien claro, por cuanto es el acrónimo de Merrill Lynch Option Volatility Estimate (MOVE).

El cálculo de este índice se realiza a través de una media ponderada de la volatilidad implícita normalizada en las opciones OTC con vencimiento mensual sobre los rentabilidades de los bonos del Tesoro estadounidense a 2, 5, 10 y 30 años.

Al igual que el VIX, el MOVE tiene la capacidad única de proporcionar señales de cambio en el sentimiento acerca del riesgo en los mercados de renta fija. De este modo, cuando este índice sube de forma acusada, podemos decir que existe miedo en el mercado de bonos ante el temor de que los tipos de interés puedan subir con fuerza. De ahí que sea en estos meses cuando hemos empezado a oír hablar del MOVE en los medios, dada la preocupación existente por el alza de los precios y las subidas de tipos que está proyectando la Fed.

Interpretando el MOVE

Para leer correctamente el MOVE, conviene recordar que este viene expresado en puntos básicos. En particular, su valor nos indica básicamente la desviación esperada para los tipos de interés con respecto a los niveles actuales. Así, si los tipos de interés son del 5% y el MOVE presenta un valor de 100 bps, lo que nos estará indicando es que el mercado espera que el 68% del tiempo (esto es, un intervalo de media +/- una desviación típica) los tipos de interés se sitúen entre el 4% y el 6%.

Generalmente el índice MOVE suele oscilar entre 80 y 120 de manera estable. Si su valor baja de 80 estaremos en niveles de extrema complacencia, mientras que valores por encima de 120 nos avisarían de momentos de miedo extremo en el mercado. Por ello, no es de extrañar que cuando el MOVE ha caído hasta niveles cercanos a 50 se hayan producido episodios de crisis financiera, tal y como podéis en el siguiente gráfico elaborado por The Economist:

MOVE Index y Crisis Financieras

Y es que tal y como afirma su creador, generalmente “es raro el caso en el que tras una combinación de MOVE en niveles bajos, una curva de tipos más o menos plana y unos spreads corporativos ajustados, no se produzcan posteriormente unas condiciones de mercado molestas.”

La “buena” noticia es que, en el momento de escribir esto, estamos ahora mismo tocando niveles de miedo extremo, similares a los del inicio de la pandemia en 2020, por lo que cabe esperar que a corto plazo veamos un pequeño descanso en las fuertes caídas actuales (aunque por supuesto, si el MOVE rompe los 140 puntos puede ser una hecatombe en todos los mercados):

Gráfico MOVE Index

Otro fenómenos curioso que se suele producir en este índice es que, generalmente, se anticipa a los repuntes del VIX. De algún modo, parece como si los operadores de bonos fueran capaces de anticipar con algo más de precisión los momentos de miedo extremo en el mercado. En el siguiente gráfico podéis ver cómo el MOVE (línea azul) se adelantó al momento de pánico del mercado que muestra el VIX (en naranja) que vivimos en aquel memorable mes de septiembre de 2008 con la crisis subprime:

VIX vs MOVE

¿Es Posible Operar este Índice?

Pues aquí tenemos que daros malos noticias: aunque en agosto de 2019 la InterContinental Exchange (ICE) compró la familia de índices de volatilidad de renta fija desarrollada por Bank of America Merrill Lynch, incluyendo el MOVE, lo cierto es que en su web por el momento no podemos encontrar ningún derivado sobre este índice (aunque me imagino que lo tenían en mente inicialmente cuando lo compraron).

Así que, a falta de derivados, lo siguiente que merece la pena es buscar en el ámbito de los CFDs y los ETFs. Por desgracia la búsqueda también ha resultado infructuosa, no existiendo ningún producto que nos permita obtener exposición al comportamiento del MOVE, al menos hasta donde yo sé.
Eso sí, todo esto no quita para que podamos incorporar el análisis de su comportamiento en un modelo operativo para futuros sobre bonos o incluso para operar en índices (ahí lo dejo ;)).


Saludos,
X-Trader

COMPARTIR EN: